Golpes de calor

Ignacio Sánchez, médico de familia de Membrilla, informa a los vecinos de algunos de los métodos de prevención de un golpe de calor. Evitar las horas centrales de sol y actuar ante los primeros síntomas son algunas de las claves

Con las altas temperaturas las personas sufrimos una serie de riegos como la deshidratación, el agravamiento de enfermedades crónicas o de sufrir un golpe de calor. Los calambres musculares en los brazos, las piernas o el vientre, el agotamiento, el aturdimiento o el insomnio son algunos de los síntomas que pueden alertarnos. Si aparecen estos indicios es necesario suspender la actividad que estemos realizando, refrescarse y descansar en un lugar fresco, beber agua o zumos de frutas. Si los síntomas persisten podría ser necesario la visita al médico.

Las personas más propensas a desarrollar un golde pe calor son los deportistas, los trabajadores manuales expuestos al sol, los lactantes, las personas mayores y las personas con alguna minusvalía o enfermedad crónica. Cuando observemos que una persona está padeciendo un golpe de calor tenernos que llevar a esta persona a un lugar fresco, hacerle beber agua, quitar la ropa, rociar su cuerpo con agua fresca y provocar corrientes de aire, Además de todo esto nos tenemos que poner en contacto con un médico o llamar al servicio de urgencias el 112.