Nuevo vehículo adaptado

Desde la Concejalía de servicios sociales del ayuntamiento de Membrilla se ha adquirido un nuevo vehículo adaptado que ha permitido la agilización del trabajo  para que así, los usuarios lleguen antes al centro de día

Gracias a la adquisición de este segundo vehículo adaptado los usuarios pueden tener más horas de  atención directa por parte de los profesionales que trabajan en el centro de día de Membrilla.

Cada día, se imparten clases de fisio y de tearapia. Antes de la adquisición de este segundo vehículo adaptado, los usuarios llegaban al centro muy tarde y perdían horas de clases, pero con la adquisición de este segundo vehículo, se han agilizado los desplazamientos y pueden ir a más sesiones. Algo que ha beneficiado a los usuarios pero también a los trabajadores del centro de día que ya no tienen que realizar su trabajo de forma rápida y pueden impartir más sesiones.

La vivienda tutelada es un recurso destinado a personas con un grado de autonomía bastante desarrollado, que les permita valerse por ellas mismas en todas las funciones básicas, como son: movilidad, sociabilidad y relaciones, además del conocimiento, ya que la vivienda es un recurso que permite vivir de manera autónoma. A la vez permite disfrutar de unos servicios atendidos por parte del personal profesional del centro, como es el servicio de comida diaria, la atención constante y diaria del personal profesional en cuestiones de salud y evolución personal, la limpieza y atención de la habitación. 

 

Nuestra vivienda tutelada tiene como ventaja estar agregada a un Servicio de Estancias Diurnas, por lo que los mayores residentes en la vivienda tutelada pueden acceder además al servicio de terapia diariamente y al servicio de fisioterapia. Todo ello, para recibir durante su estancia una atención lo más integral y completa posible, que harán que sus residentes puedan convivir en las mejores condiciones posibles.

 

Lo específico del recurso es que que quien opte a residir en la Vivienda Tutelada lo puede hacer en régimen de estancia permanente, mientras las condiciones personales se lo permitan para poder estar con una grado de autonomía suficiente, y en el momento del acceso se comienza a convivir con otro de grupo de personas que ya están residiendo en la Vivienda, con lo que es una manera de superar soledad si la hubiera en el entorno residencial. Además  de compartir con otras personas residentes en la Vivienda Tutelada, también se convive con las personas que diariamente asisten al Centro de Día.

 

Se puede acceder a estar en régimen individual si es una persona sola la que quiere residir o en régimen de matrimonio si así se solicitara, pues la Vivienda Tutelada dispone de habitaciones adecuadas a estas necesidades.