La octava gala de la educación premia el esfuerzo y la superación

La octava gala de la educación reconoció la labor que durante todo el año han desarrollado los profesores, alumnos y padres. El acto estuvo conducido por dos jóvenes de la quinta y contó con una sorpresa final; la interpretación de varias piezas musicales a cargo de los profesores.

La gala estuvo dirigida por dos jóvenes de la quinta que este año cumplen los 18 años y que actualmente estudian en el IES Marmaria, Eduardo Jiménez y Juan Jiménez. En la gala se reconocieron los expedientes más brillantes de los estudiantes tanto de los dos colegios como del instituto.  Los alumnos premiados como mejor expediente fueron:

Ø  María Bellón Jiménez ( Mejor expediente del Colegio Virgen del Espino).

Ø  Sara Sánchez-Prieto Aparicio ( Mejor expediente del Colegio San José de Calasanz).                                                                            

Ø  Lidia Andújar Aparicio ( Mejor expediente del Colegio San José de Calasanz)

Ø  Elena Ramírez Menchén (  Mejor expediente de 4º de la ESO en el IES Marmaria)

Ø  Francisco Quiñones Bellón (Mejor expediente  en Bachillerato)

Ø  Juan Carlos Jiménez Villalta (Mejor nota PAEG)

Durante la gala, el director general de Get Brit, academia que lleva la escuela de idiomas de nuestra localidad ofreció un discurso. Su presencia en el evento tiene que ver con la entrega que se realizó a los mejores expedientes de una beca con la que podrán cursar un año completo en la academia.

Por otro lado también se reconoció la labor de los profesores, este año fueron distinguidos dos profesores del colegio San José de Calasanz, Rosa María Cárdenas Mora y Pedro Almarcha Jiménez. Así como el trabajo que ha realizado la profesora de inglés del IES Marmaria, María del Carmen Rodríguez, preparando la obra de teatro, “El sueño de una noche de verano” de Shakespeare que representaron sus alumnos el pasado noviembre.

También se quiso reconocer la labor que se hace desde la universidad popular, la escuela de música. Además de las distinciones anteriores también se mencionó y reconoció la labor de las distintas AMPAS, de las familias que tienen hijos en la escuela de música y la del monitor Blas López como uno de los monitores más antiguos de la universidad popular.